Escuela de Teatro UV clausura PMI de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales con estreno de “Mortajas”

Obra se estrena el 29 de diciembre en gala universitaria, para cumplir una temporada desde marzo de 2017.

En el Parque Cultural de Valparaíso, sala que cumple con el requisito de espacio necesario, tendrá lugar el jueves 29 de diciembre el estreno de la obra “Mortajas”, montaje original de la Escuela de Teatro de la Universidad de Valparaíso, preparado con motivo del cierre del Convenio de Desempeño para las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales.

Obra original de Cristian Figueroa, director de la Escuela de Teatro UV, “Mortajas” fue estrenada el año 2000, y se reestrena renovada a solicitud y con el apoyo del referido Convenio (o Programa de Mejoramiento Institucional, PMI). Tras esta gala universitaria de estreno, cumplirá una temporada a partir de marzo próximo, en el mismo escenario.

Según explica Cristian Figueroa, el montaje es un trabajo del Área de Creación de la Escuela de Teatro, nueva área que se suma a las de Extensión e Investigación. “Trata sobre la historia de tres mujeres, que son las del mito bíblico: van a buscar el cuerpo de Jesús y no lo encuentran. A partir de ese mito de no encontrar el cuerpo, levanto esta obra”, señala Figueroa, añadiendo que a partir de los referentes bíblicos se habla “de Chile y de la búsqueda del cuerpo y de los poderes políticos, religiosos, sociales que están detrás, así como de la mirada política del mártir, de este Cristo entre comillas, del cuerpo que no existe”.

El texto, añade, “lo entregué a Claudio Marín, quien está a cargo de un elenco con gente de la Escuela de Teatro, profesores, egresados y alumnos actuales; se hizo un casting, de modo que fue transparente a la comunidad. A ellos se suma una actriz invitada que es un lujo: Naldy Hernández; no pertenece a la Escuela, pero es una gran maestra, una actriz de al menos cincuenta años de trayectoria. Y está Andrés García, un actor de trayectoria y que es profesor nuestro. Ello se combina con una diseñadora de primer nivel, Claudia Yolin, que viene de Teatro Chile”.

Elemento destacado de este trabajo es que “articulamos la idea de colaboración con las Escuelas: por un lado está Música, a través de Paul Hernández en diseño sonoro y la Camerata Vocal que dirige Ximena Soto, y por otro lado Cine, desde donde nos está colaborando Carolina Quezada. Las tres escuelas están trabajando en este proyecto, y para mí eso es muy interesante”, subraya Figueroa.

Y destaca que el texto de “Mortajas” se ha modificado: “Claudio Marín ha trabajado a partir del texto como referente, y en un lenguaje muy contemporáneo. Él trabaja mucho la visualidad y la sonoridad, hay mucho trabajo con el tema corporal. ‘Mortajas’ es conceptual, no es una obra figurativa”.

Con o sin PMI

Respecto de la importancia que ha tenido para la Escuela de Teatro el Convenio de Desempeño para las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, Cristian Figueroa enfatiza: “Para nosotros ha sido súper importante, especialmente por el Área de Creación. Lamentablemente, cuesta desarrollar proyectos artísticos; no es que falte plata: es que la burocracia hace que falten condiciones para articularlos. Y esas condiciones se han dado en esta oportunidad”.

Antes, señala, la Escuela de Teatro venía haciendo proyectos más pequeños, de modo que “Mortajas” viene a ser la cristalización de ese trabajo. “Ojalá que sin PMI la Universidad entienda la necesidad de este tipo de proyectos convocantes. Estamos muy agradecidos del aporte que ha significado el PMI para nosotros en todas las áreas, principalmente para la de Creación. Esto es un lujo, es como un Fondart para hacer un proyecto”.

Trabajo transdisciplinario

El director de la obra, Claudio Marín, también director del área de Creación de la Escuela de Teatro, explica que “quisimos dar un giro al tema de los detenidos desaparecidos. Intenté redramaturgizar el texto, reactualizarlo. Para las tres mujeres protagonistas la madre, la hija y la viuda, su gran acción interna y externa es la búsqueda de un cuerpo que está insepulto. Lo que hicimos fue dejarlo en una diáspora abierta a que ese cuerpo puede ser el cuerpo político del detenido desaparecido, en tanto nuestros propios cuerpos, el cuerpo existencial del hombre, la soledad del hombre contemporáneo, la propia soledad del hombre”.

Destaca Marín que uno de los elementos que le atrajo mucho del trabajo con “Mortajas” fue que la Escuela de Teatro “me propuso trabajar con la gente de Cine y de Música. Por lo tanto, se transforma en un proyecto transdisciplinario”, en el cual la sonoridad juega un papel muy importante, lo mismo que la imagen. El resultado es una obra en la cual “la noción de un entendimiento aristotélico está desplazada hacia la mirada de un arte más contemporáneo, donde están presentes la performance, las artes visuales, las artes sonoras”.

La invitación al público, señala Claudio Marín, es a que “cada uno arme por pedazos su historia, que son los pedazos de nuestra propia historia”.

 

 Print  Email